Batman: Arkham Origins en el juego de Navidad definitivo

Arkham Origins no recibió la acogida que merecía cuando llegó a nuestras Xbox 360 y PS3 en su día, pero es en realidad el mejor juego navideño jamás creado.
batman arkham origins
Puede verte cuando estás durmiendo. | © Warner Bros. Interactive Entertainment

He estado considerando largo y tendido si debería escribir sobre un tema tema navideño esta semana. Lo más probable es que esta columna se publique el 26 de diciembre y no el día de Navidad, y la temática navideña es, en general, bastante aburrida. Fue entonces cuando recordé un juego que pasó desapercibido en 2013, un juego que recibió una recepción mixta en su estreno, para acabar desapareciendo de la escena poco después. Ese juego era Batman: Arkham Origins.

Pongamos un poco de contexto y comencemos por reconocer que 2013 fue un gran año. De hecho, fue uno de los mejores años que la industria del videojuego haya visto, y 2021 se avergonzaría a su lado (en serio, ¡este año apenas hemos tenido nada!). Arkham Origins tuvo que vérselas con bestias como The Last of Us y Grand Theft Auto V, así como a otros grandes títulos como el reboot de Tomb Raider, Bioshock Infinite, Assassin's Creed IV, God of War: Ascension, Metro: Last Light, Dead Rising 3, Gears of War: Judgment, Super Mario 3D World, Crysis 3, Far Cry 3: Blood Dragon, Saints Row IV, y la lista continúa. Demonios, Batman: Arkham Origins ni siquiera fue el único juego de DC que salió en 2013, con Injustice: Gods Among Us trayendo a los héroes y villanos de DC a un juego de lucha al estilo Mortal Kombat.

Imagínatelo: el año en el que se lanzo PlayStation 4 y Xbox One, menos de un año después del lanzamiento de Wii U. Splinter Cell Blacklist, el reboot de Devil May Cry, Rayman Legends y uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos, Brothers: A Tale of Two Sons. Fue un año magnífico para los amantes de los videojuegos, por lo que no es de extrañar que un juego como Batman: Arkham Origins pasara desapercibido entre tanta competencia. Dicho esto, es una pena eso fuera justo lo que ocurrió. Después de todo, Batman: Arkham Origins era simplemente... el mejor juego navideño jamás creado.

Al estilo de una película como Die Hard (Duro de matar/La jungla de cristal) famosa por ser una "especie de" película navideña, Batman: Arkham Origins fue una experiencia extraña. Deja que te refresque la memoria: es una Nochebuena oscura, lúgubre, lluviosa y atmosférica, ¡y Black Mask ha contratado a ocho asesinos para matar a Batman! He de confesar que el escenario, la atmósfera rugosa y el concepto de este juego me atraparon desde el principio. Como ávido fan de Arkham City y Arkham Asylum, estaba ansioso por probar Origins. ¿Cumpliría con mis expectativas? ¿O solo aprovecharían una gran saga para hacer caja? ¿Era este el fin de la franquicia?

En la emisora nacional australiana "Good Game" emitió este fantástico programa. También les encantó Batman: Arkham Origins...

Tan pronto como puse un pie en este mundo abierto, el más grande que había visto la serie Arkham hasta el momento, quedé inmediatamente impresionado por la estética del juego. Era hermoso para su época, tenía una iluminación increíble, algunas de las mejores cinemáticas y una historia increíblemente atractiva. Y esa misma historia es la que hace de este el juego navideño definitivo. Esta es, al final, nuestra Columna de Navidad, así que debería volver al grano lo antes posible. Eras Batman y tenía a ocho asesinos tras de ti, ¿Cuál era tu objetivo? Derrotar a los ocho antes de Navidad.

Después de todo, incluso Batman tiene derecho a celebrar una Navidad tranquila, ¿no lo crees? Tal vez quiera pasar el rato con Alfred, dar un paseo en el Batmóvil, un disfrutar de un par de Margaritas bajo el árbol de Navidad en Bruce Manor. De acuerdo, no estoy seguro de qué le gustaría hacer a Batman en Nochebuena, pero estoy seguro de que no querría pasarse la noche luchando contra los maleantes que han sido enviados a matarlo. Y seguro no querría estar lidiando con un Joker con voz de Troy Baker, ¡eso sería simplemente injusto!

Este juego sembró el suspenso y la tensión de manera brillante, esa sensación de tic-tac del reloj, a pesar del hecho de que Arkham Origins era un juego de mundo abierto sin límite de tiempo para completar su historia. Era una idea novedosa y muy bien ejecutada, incluso si los dispositivos del juego eran un poco rígidos y el juego era en gran medida una repetición de lo que Rocksteady había hecho solo dos años antes. Fue una historia convincente, con un Batman más joven que no había madurado de la forma en que normalmente esperamos que haya madurado nuestro héroe canoso. Nos encontramos en un mundo tenso y aterrador, pero también hermoso y muy divertido de jugar.

El mundo abierto de Arkham Origin estaba plagado de luces festivas y gigantescas estatuas de neón con tema navideño, como si te hubieras teletransportado a un clásico navideño de los 90. Es una pena que este juego esté tan olvidado, así que no hay mejor momento para recordarlo que aquí y ahora. Es Navidad, es hora de dar, es hora de mostrar aprecio, es hora de mostrar amor. Amo Batman: Arkham Origins, y amo su mundo y su tema. Es, con mucho, el mejor juego navideño jamás creado, y así lo defenderé a menos que aparezca un nuevo juego capaz de usurpar su lugar. Para ser honesto, no creo que eso vaya a suceder. Espero que hayáis tenido una Feliz Navidad, lectores, y espero que tengáis un muy feliz Año Nuevo.

***

Otras columnas...

Detengan el Hype Train Parte 2: Basta de anuncios tan tempranos

Los mejores regalos de Navidad para gamers

¿Acaso Halo Infinite necesita un modo Battle Royale?

Artículo original escrito por Evan Williams.