FIFA 22: SBC Desafía la norma | Solución más barata

FIFA 22 nos está acostumbrando a nuevo contenido de cantidad los últimos días. Estamos a solo unas semanas del Black Friday, que siempre es genial. Con el nuevo SBC Desafía la norma, EA ofrece algo especialmente atractivo para los jugadores con poco dinero. ¡Echemos un vistazo más de cerca a este desafío!
SBC Desafía la norma FIFA 22 Ultimate Team
¿Estás arruinado como yo? Este es el SBC perfecto. | © Sportskeeda

¿Recuerdas cuando solíamos cuestionar el contenido de FIFA 22? Parece que solo hace unas semanas de aquello... En ese momento, una gran parte de la comunidad también estaba muy dividida, pero ahora EA nos está trayendo muchas cosas buenas. EA Sports, it's in the game. Entre otras cosas, los League Players objetivos han vuelto, e incluso nuestros amigos italianos ya han obtenido un buen SBC Rulebreakers. Es casi como la Actualización 2.0 de Animal Crossing: New Horizons. La perfección.


Para cada uno de los artículos especiales enumerados anteriormente necesitas tiempo o dinero. Para los que no tenéis ninguno de los dos... Esta es una combinación perfecta. Con el SBC Desafía la norma puedes hacerte con un sobre de 25k y casi no tienes que hacer absolutamente nada.

SBC Desafía la norma de FIFA 22: Todos los desafíos

De acuerdo, "todos los desafíos" no es lo más preciso, solo tienes que completar una simple tarea. El equipo que tienes que enviar solo te costará alrededor de 4k monedas gracias al colapso del mercado de fichajes. Como recompensa obtendrás un sobre Oro Único. Probablemente no obtendrás el valor real del sobre de 25k monedas sin un poco de suerte, pero con 12 artículos Oro Único, definitivamente deberías obtener más de 4k. Así es como se ve el equipo que tienes que construir:

SBC Desafía la norma FIFA 22 Ultimate Team
4k monedas. ¡Juego fácil! | © EA Sports

Ten en cuenta que el Sobre Oro Único es transferible. Así que si sacas, por ejemplo, la mejor carta Héroe en FIFA 22, te habrás pasado FIFA 22 Ultimate Team. Es así de simple, amigo.

Artículo original escrito por Christoph Niederkofler.