EarlyGame | Los videojuegos están convirtiendo a los niños en asesinos
Pero ¿y los niños?

Los videojuegos están convirtiendo a los niños en asesinos

Entertainment
EarlyGame Talk Los videojuegos están convirtiendo a los niños en asesinos
Crédito de la imagen: Lionsgate

Mira. Lo entiendo. Los videojuegos a veces se vuelven demasiado violentos. Deberíamos haberlo visto venir hace tiempo: Mario básicamente hizo una carrera de pisar cabezas, algo que incluso la UFC prohibió. Supe que Mario 64 merecía una calificación +18 en el momento en que vi a Mario matando a pringüinos inocentes.

¿Y qué pasa con las setas de todas formas? ¿No es suficiente con promover la violencia? ¿Hay que banalizar también el consumo de drogas? He visto Réquiem por un sueño y Trainspotting: ya sé cómo acaba ésta, Mario:

Las aventuras del fontanero saltarín que nos machacaba la cabeza nos tenían a todos tan insensibilizados que luego empezamos a simular peleas de animales despiadados y lo etiquetamos como un juego para niños. Y no solo peleas de animales, no, capturándolos en espacios inhumanamente pequeños, tratándolos como propiedad y llegando incluso a presumir de ello: ¡Tengo que atraparlos a todos!

Como padre de un perro cariñoso, se me revuelve el estómago.

Después de Pokémon, como sociedad deberíamos haber desconectado. A partir de entonces, el camino para envenenar a nuestros hijos con la violencia de los videojuegos estaba bien pavimentado y listo para recorrer: llegaron los juegos que ya no veían la necesidad de poner un adorno bonito y tierno a la jugabilidad violenta: Mortal Kombat, Doom, Diablo... no busques más cuando te preguntes dónde se equivocó la humanidad.

***

Sin embargo, hablando en serio, hubo un momento, hace unos diez años, cuando tenía 20, en el que la violencia de los videojuegos me hizo sentir realmente incómodo: una amiga de mi madre vino de visita y trajo a su hijo de 11 años. Como sucede con estas cosas, acabé teniendo que entretener al niño mientras nuestras madres se emborrachaban y hablaban de los buenos tiempos. El niño de 11 años estaba certificadamente enamorado de mi PS3 y, sobre todo, de GTA IV.

Obvio que me preguntó si podía jugar.

Ahora bien, yo había sido un sociópata, un ladrón de coches, un hijo de puta que hace estragos desde que jugué a GTA 2 y vi Bad Boys en el mismo año: 1999, cuando tenía 9 años. Le siguieron GTA 3 y GTA Vice City, que me convirtieron en el adolescente más frío que caminaba por las calles de Múnich, y para cuando terminé GTA San Andreas, todo el mundo reconocía desde hace tiempo a mi gángster.

¿Y ahora un niño de 11 años quiere subirse a mi GTA IV? No hay problema. He pasado por eso. Le dejé jugar.

Momentos después, por fin adquirí perspectiva sobre todas las personas que alguna vez acusaron a los videojuegos de crear asesinos. Este chico se metió en el juego, cogió un bate de béisbol y empezó a recorrer las calles para pegar a los ancianos exclusivamente. Exclusivamente. Ahora, no estoy seguro de si tuvo alguna mala experiencia con ancianos de autoridad en el pasado, pero hasta donde yo sé, no era católico, así que no había razón para suponerlo. Me tomó un total de 10 minutos para arrancar el controlador de este engendro del diablo.

Damien The Omen
Todo era diversión y juegos hasta que cogió el mando. (Crédito: The Omen)

Hasta el golpe del Coronavirus, nunca había visto a los ancianos como objetivo. Fue inquietante, y eso lo digo yo, un gamer cuyo número de cadáveres digitales es conocido en estas calles. Esta experiencia me cambió. ¿Dejaría que este chico volviera a jugar a GTA en algún momento? No, y de hecho, ahora entiendo por qué la gente piensa que los videojuegos hacen que los niños sean violentos y los convierten en psicópatas y asesinos. En cierto modo lo entiendo, pero sobre todo entiendo esto:

Juegos violentos, películas, cómics... es todo lo mismo.

Los chicos que fueron responsables de la horrible masacre de Columbine, allá por 1999, al parecer jugaban al Doom. Que yo sepa, ese fue el punto álgido en el que se culpó a los videojuegos de la violencia y es algo que se saca a relucir cada vez que ocurren estas desgraciadas catástrofes.

Han pasado décadas y esta idea de que los videojuegos causan violencia se ha mantenido, pero casi nunca veo que se plantee la verdadera pregunta: ¿Inspiran los videojuegos a la violencia, o es la naturaleza humana la que inspira los videojuegos violentos? Quiero decir... ¿no nos sentimos atraídos como humanidad por la violencia? ¿No están nuestros mayores cultos relacionados con la violencia? Nadie habla de la gente de las cortes antiguas. Son los caballeros y las batallas lo que recordamos. Recordamos a Hércules y sus 12 trabajos, 11 de los cuales incluían el derramamiento de sangre. Roma valoraba tanto el entretenimiento de las luchas de gladiadores que las mantenía incluso en tiempos de guerra: violencia para olvidar la violencia.

Pero esto no termina en la antigüedad:

El boxeo y la MMA son algunos de los mejores deportes de los tiempos modernos. La NHL depende de las peleas para mantener su atractivo y los jugadores de la NFL se adormecen con analgésicos para soportar los placajes que la gente acude a ver. Incluso el zoo destaca a los leones y tigres que se alimentan de carne cruda, y vamos al cine para ver cómo Indiana Jones mata despreocupadamente a docenas de personas que eligieron el patrón equivocado en su camino para robar el Santo Grial. También, de nuevo, no hay que olvidarlo: Capturamos a los pobres animales en bolitas y los hacemos pelear entre ellos y escondemos esa farsa detrás de simpáticos gráficos. Me he quedado sin palabras.

Batalla de entrenadores Pokemon
"Oye, niño rico Trey, ¿quieres ver cómo los animales que mantenemos como rehenes en estas bolitas casi se matan entre sí, para luego volver a curarlos y hacerlo todo de nuevo?" (Crédito: Nintendo)

La violencia en la vida real no es en absoluto algo a lo que debamos aspirar de verdad, pero cuando la vemos, la leemos o la jugamos, lo hacemos porque apela a nuestros instintos más básicos. Al fin y al cabo, somos mamíferos y hasta los cachorros simulan peleas. La lucha está tan arraigada en nuestro ADN como la reproducción y la alimentación. Es un instinto de supervivencia que se remonta a cuando perseguíamos cosas con grandes palos.

Cada vez que fragmentamos a alguien en CS:GO o Valorant, ganamos. Hemos sobrevivido. Eliminamos la amenaza y nuestro cerebro lo premia con procesos bioquímicos que me da pereza buscar en Google, sólo sé que incluye la Dopamina.

No es que los videojuegos sean el origen de la violencia. Es que simplemente reflejan y capitalizan uno de nuestros antojos más profundos. Ahora bien, si queremos ponernos creativos, podríamos seguir el camino de Splatoon: Un juego de dibujos animados que es básicamente un shooter táctico, excepto que llueve pintura en lugar de balas. Una gran idea que aplaudo. ¿Pero veríamos a Rambo jugar al paintball en el bosque? Lo dudo y hasta que lo hagamos, qué tal si dejamos de culpar a los videojuegos de las cosas malas y empezamos a buscar donde importa: La educación, las leyes y la atención a la salud mental.

No hay nada malo en oponerse a la violencia en su conjunto, pero no tiene sentido señalar a un medio sólo porque es el nuevo chico del barrio y es incomprendido por la generación mayor que manda.